viernes, 18 de diciembre de 2009

Aprendizaje imitativo.

Aprendizaje imitativo.

Podemos aprender conductas por el simple procedimiento de observar a otro cuando emite dichas conductas. Es uno de los aprendizajes más utilizados.

Muchos animales y el ser humano aprenden viendo las acciones que hacen los demás y tratando después de ensayarlas. Se trata de las conductas de imitación y del valor del ejemplo, que se han utilizado desde siempre.

La imitación se desarrolla mejor cuando:

a) Hay cierta semejanza entre las características del modelo -sexo, edad, problemas, raza, actitudes...- y las del observador.

b) La acción del modelo que ha de ser imitada se presenta con la máxima claridad posible.

c) Si el modelo tiene prestigio a los ojos del observador, tanto más eficaz.

d) Es más eficaz la observación directa de distintos modelos que realizan la misma acción, que la observación de un solo modelo.

e) Cuando el observador tiene la oportunidad de practicar la conducta inmediatamente después de observar al modelo.

f) Cuando el observador mismo es reforzado por realizar la conducta imitada.

Se pueden convertir en modelos:

1. Los padres.- Pues proporcionan a sus hijos gran cantidad de reforzadores y, por lo común, constituyen sus primeros modelos naturales.

2. Los profesores.- Un profesor decide acerca de la administración de muchos reforzadores que son importantes para casi todos los niños. El profesor califica el progreso del niño, lo alienta cuando la tarea es difícil, lo pone en contacto con experiencias nuevas... Un profesor cálido, cordial y que da apoyo constituye un modelo poderoso para muchos niños.

3. Los buenos amigos y los hermanos.- Los refuerzos que se ofrecen son de índole menos material y formal que los anteriores.

Los buenos amigos comparten posesiones y secretos especiales, se escuchan con interés, se defienden y se protegen cuando alguno de ellos está en dificultades, proporcionan compañía...

4. La persona que tiene un problema idéntico al mío y que lo ha resuelto.- Si es posible que el niño se ponga en contacto con una persona de este tipo, y ésta le brinda atención y afecto, es muy probable que esa persona sea el mejor modelo posible. Se sabe que los ex alcohólicos constituyen la mejor fuente de ayuda para un alcohólico.

5. Nuevas relaciones sustitutorias.- Los jóvenes que no reciben apoyo, aliento, atención o refuerzos positivos de sus padres, profesores o hermanos, recurren a cualquiera que les dé esos reforzadores. Si esa nueva relación puede proporcionar el refuerzo necesario, se convierte en un modelo poderoso, cualesquiera sean sus normas morales.

Los padres se preocupan a veces por la posibilidad de que sus hijos caigan bajo la influencia de malas compañías. Sin embargo, las malas compañías constituyen un peligro serio sólo cuando las buenas no proporcionan el refuerzo que un niño necesita.

6. Todo aquél que posea habilidades o atributos deseados. Los jóvenes suelen admirar a las figuras que se destacan en la TV, cine, música... Aunque la publicidad ya explota estas figuras destacadas para que elogien las ventajas de una marca de cigarrillos o de cosméticos, también pueden servir de modelos para otro tipo de conductas, tanto deseables como indeseables.

7. Las figuras históricas. El estudio de la vida y la obra de personajes famosos de la historia constituye una fuente de conocimiento e inspiración. Así J.F.Kennedy mientras estaba inmovilizado por una dolorosa lesión en la espalda, escribió "Perfiles de coraje", en el que se describe las acciones valerosas de personajes famosos de la historia. El propio coraje de Kennedy pudo haber derivado, en parte, de su estudio de esas otras vidas.

8. Alguien admirado por personas prestigiosas. Cualquier persona que se haya convertido en un modelo prestigioso por sus logros, habilidades o atributos puede transferir parte de ese poder a otra persona expresando su admiración por ella.

Por lo común, cuanto menos sabemos sobre un tema, más influyen sobre nuestros juicios los modelos prestigiosos.

El proceso de aprendizaje mediante modelos es inevitable, si los padres y profesores se abstienen de ofrecer ejemplos de conductas deseables, los niños buscarían modelos en otra parte.

Hasta cierto punto, a un progenitor o a un profesor le resulta imposible dejar de ser modelo. Aunque dejara de brindar refuerzo positivo, su misma presencia podría constituir un modelo negativo.

El único recurso consiste en ser un modelo deseable, y asegurarse de que, en la medida de lo posible, las otras personas que nuestros hijos pueden percibir como modelos, representen la hombría de bien que queremos para ellos.